Grupos Misioneros

de Argentina

Misión, un estilo de vida

Grupos Misioneros

La animación, formación y acompañamiento de los Grupos Misioneros es uno de los servicios que ofrece la Obra de la Propagación de la Fe, principalmente a los Equipos Diocesanos y, a través de ellos, a los Grupos Misioneros en general._

El servicio que se ofrece desde el Equipo Nacional de animación tiene los siguientes objetivos:

  • Sostener y acompañar la vocación misionera de los Grupos Misioneros, acompañando y trabajando en estrecha comunión con los equipos tanto regionales como diocesanos que están al servicio de los Grupos Misioneros.
  • Favorecer y crear espacios comunes de encuentro, reflexión y formación para los Grupos Misioneros en el ámbito regional y nacional.
  • Acompañar a los Delegados Diocesanos de los GM y a sus respectivos Equipos.
  • Estimular la reflexión común, sugerir iniciativas y proponer orientaciones generales a seguir en la animación y acción misioneras de los Grupos Misioneros.

Los servicios concretos que se ofrecen a los Equipos Diocesanos son:

  1. Encuentro Nacional (anual) de Delegados Diocesanos de Grupos Misioneros
  2. Talleres de Formación para Grupos Misioneros
  3. Encuentros Nacionales de Grupos Misioneros
  4. Subsidios de formación, animación y espiritualidad misioneras a través de la página web de OMP y de la Revista Iglesia Misionera Hoy.
  5. Mantener una comunicación fluida con los delegados diocesanos y regionales a través de la Página Web de OMP, el facebook y el correo electrónico, para apoyarlos en su servicio de pastoral
  6. Taller de Iniciación para Grupos Misioneros.

Preparamos la misión, vamos a la misión, pero... ¿evaluamos la Misión?

María Victoria Álvarez, Coordinadora Nacional del Equipo de Grupos Misioneros y Jóvenes - Argentina

Queridos Misioneros: esta etapa del año es para los grupos misioneros un tiempo de mucha actividad; además de nuestras tareas cotidianas en nuestros trabajos, estudios, actividades parroquiales o comunitarias, se suman todos los preparativos finales para la misión. Organizar materiales, compras de pasajes y mercadería, comunicaciones, etc. Y dentro de todos estos preparativos de lo que será todo nuestro trabajo misionero queríamos poner la atención en una parte muy importante y fundamental dentro de nuestra labor misionera y que también requiere de una preparación; la Evaluación de nuestro trabajo una vez que finalice la misión..

¿Evaluamos la Misión? Así mismo y siguiendo con la idea de poder ir desarrollando las proclamas del 3º Encuentro Nacional de Grupos Misioneros y verlas reflejadas en nuestras tareas concretas como misioneros, en esta oportunidad queríamos poder reflexionar sobre la siguiente proclama: Acompañar el proceso de Evangelización de la Comunidad de destino.

Debemos tener siempre presente que nuestra tarea misionera en nuestros lugares de destino debe estar ligada y en consonancia al proceso evangelizador que se esté realizando en la Diócesis o al pedido que nos haga el Párroco según las necesidades que pueda tener y con el que debemos mantener un dialogo fluido. La omisión de esto y el desconocimiento de cómo se viene trabajando pastoralmente en el lugar puede provocar imprudencias y malos entendidos que ocasionarán malestar y tal vez el fracaso del proyecto misionero que se intenta desarrollar en el lugar.

Si bien podríamos abordar la Proclama desde muchas ópticas ya todo nuestro trabajo en la misión tiene que estar centrado en colaborar con el objetivo Pastoral que tenga la Diócesis, en esta ocasión queríamos enfatizar la importancia que tiene la Evaluación de nuestra tarea misionera con respecto a este tema y como está permitirá ver si se acompañó o si se está acompañando a la comunidad visitada.

Para colaborar con el trabajo de los grupos misioneros quisimos en esta oportunidad aportarles algunas herramientas para poder realizar una buena evaluación al finalizar el tiempo de misión y de ese modo poder brindarle al Párroco del lugar un informe acerca de nuestro trabajo. Por otro lado también nos ayudará a nosotros a seguir proyectando nuestro trabajo para los próximos años de misión.

¿Evaluamos la Misión? El Manual de Grupos Misioneros dice con respecto a este tema: «La evaluación consiste en determinar en qué medida se cumplieron los objetivos propuestos para un determinado período de tiempo o para una actividad concreta. La evaluación anual sirve para tener un panorama de cómo fue el desenvolvimiento del GM y brinda elementos para la determinación de los objetivos y actividades para el nuevo año. También es importante realizar evaluaciones específicas luego de la Misión y de otras actividades sobresalientes, las que ayudarán a perfeccionar planificaciones posteriores de actividades semejantes».

En muchas ocasiones por distintos motivos no solemos dejar un espacio o tiempo, cuando finalice el período de misión, para realizar de manera adecuada la Evaluación de nuestro trabajo en la comunidad de destino.

Como decíamos en el artículo anterior que nuestra actitud misionera no solo deben ser los 15 días que vamos a misionar, también debemos colaborar para que la Comunidad que estuvimos acompañando durante ese tiempo no pierda en el resto del año ese entusiasmo y participación que logramos motivar durante esos días. Sabemos que es una tarea difícil y en muchos casos por ser zonas muy desatendidas, distantes y con distintas problemáticas comunitarias no es sencillo que puedan mantener esta constancia y ánimo. Por eso creemos que es importante mantener dentro de las posibilidades que nos brinde el lugar una comunicación con la gente para animarlos y que sientan que seguimos acompañándolos a pesar de las distancias.

Nuestra mirada de la Comunidad es muy significativa para aportarle al Sacerdote ya que tenemos la oportunidad de compartir con las familias, sus tiempos, realidades y vivencias y la mirada que podemos llegar a tener puede ser de gran utilidad para la Comunidad y el Párroco ya que este último muchas veces al tener muchos compromisos con otras comunidades como suele ser la realidad de los sacerdotes rurales, no logra tener con la gente la ocasión de dialogar y compartir mas tiempos.

Cuales son los beneficios que nos brindará el realizar la Evaluación al finalizar la Misión:

  • Reflexionar sobre nuestro desempeño misionero y si respondemos a las necesidades que tiene la Comunidad
  • Reflexionar sobre nuestra vida interna como grupo
  • Propicia tomar decisiones de manera participativa y respondiendo a lo que observamos en la Comunidad
  • Mejorar lo que venimos haciendo para responder mejor a la Comunidad de destino
  • Poder reformular o elaborar, de ser necesario, nuevos objetivos, actividades y proyectos para el próximo año o próxima misión.
  • Poder brindarle al Párroco del lugar un informe acerca de la realidad de la Comunidad y darle a conocer nuestra impresión, experiencias, situaciones concretas.
  • Preparar para el Párroco y Comunidad propuestas e ideas para que puedan realizar durante el año

Evaluación en pdf