Pontificia Unión Misional

de Argentina

«Animadores y formadores de la conciencia misionera de las iglesias locales»

Pontificia Unión Misional«Me dirijo a ustedes como animadores y formadores de la conciencia misionera de las Iglesias locales: con paciente perseverancia, promueven la corresponsabilidad misioenra

Hacen mucha falta sacerdotes, consagrados y laicos que aferrados por el amor de Cristo, estén marcados por el fuego de la pasión por el Reino de Dios y disponibles a encaminarse por la senda de la evangelización»

Papa Francisco


¿Qué es la PUM?

La Pontificia Unión Misional es una de las 4 Obras que conforman las Obras Misionales Pontificias. Fue fundada por el Beato P. Paolo Manna y aprobada por el Papa Benedicto XV el 31 de octubre de 1916_

El Decreto Ad Gentes del Concilio Vaticano II recuerda que la Iglesia es misionera por su propia naturaleza. Quienes tienen la responsablidad de animar misioneramente a las comunidades que son los que están al frente de ellas, los que las conducen en su servicio pastoral. Por eso la PUM tiene como tarea la formación y animación misionera de los sacerdotes, miembros de los institutos de vida consagrada y Sociedades de vida apostólica, de los laicos y consagrados, de los seminaristas y aspirantes a la vida religiosa en todas sus formas, así como de todos los que de algún modo están implicados en el ministerio pastoral de la Iglesia.

La PUM se dirige a todos los que son llammados a trabajar para que el Pueblo de Dios esté impregnado de espíritu misionero y de fuerte sensibilidad hacia la cooperación misionera. De la vitalidad de la PUM depende en gran parte el buen resultado de las otras OMP: es como el «alma de las demás Obras Misionales Pontificias»


¿Qué significa adherirse a la PUM?

Estar adherido a la PUM significa ser un integrante de la obra, comprometiéndose a asumir de una forma renovada y fortalecida las diversas maneras de cooperación y animación misionera de las comunidades y servicios pastorales que se nos ha confiado_

Es sumarse a otros pastores y animadores de comunidad en el deseo de vivir más intensamente la dimensión misionera, cada uno de acuerdo a su ministerio y responsabilidad, en unión con toda la Iglesia.

Se asume así el compromiso de rezar especialmente por las misiones, cada uno de acuerdo a su estado de vida. Para ello proponemos que:

  1. Los obispos y sacerdotes se comprometen a celebrar, al menos una vez al mes una Misa por la Evangelización de los Pueblos
  2. Los diáconos, religiosos, y religiosas se comprometen a realizar personalmente una Hora Santa al mes, rezando por las Misiones en el mundo
  3. Los seminaristas y novici@s y agentes de pastoral se comprometen a rezar una vez a la semana el Rosario Misionero

También se invita a comprometerse a crecer en el espíritu y la formación misionera, para una mayor animación de sus comunidades, tratando de ser protagonistas de la misma de diversas maneras. Es decir, asumir la misión paradigmática como estilo de vida y de actividad pastoral, tomando como base lo que expresa el Vademecum de la PUM.

Por su parte, los adherentes a la PUM reciben:_

  1. un certificado o carnet que los acredita como tales
  2. material de formación y animación periódicamente por parte del secretariado diocesano y nacional
  3. asistencia espiritual y formativa para las tareas y proyectos de animación que emprendan
  4. por undecreto de la Penitenciaría Apostólica se concede la Indulgencia Plenaria (12-12-1979) a los miembros de la Pontificia Unión Misional de Sacerdotes, Religiosos y Religiosas, que puedan beneficiarse de ella:
    • el día de su adhesión a la Obra
    • en la Solemnidad de la fiesta de Pascua
    • en las fiestas litúrgicas de la Inmaculada Concepción, de San Francisco Javier, de Sante Teresa del Niño Jesús
    • el día aniversario de su primera profesión religiosa o de su ordenación sacerdotal

Completá el formulario e inscribite a la Pontificia Unión Misional de Argentina