El Papa llamó a una "recalificación" de las Obras Misionales Pontificias

El papa Francisco recibió este viernes a los directores nacionales de las Obras Misionales Pontificas que participan de su Asamblea General, a quienes instó a una renovación “auténtica, creativa y eficaz”, pero les advirtió que sólo será posible si se produce “una verdadera refundación, una recalificación según las exigencias del Evangelio”.

"Siempre se debe renovar el corazón, renovar las obras, renovar las organizaciones": lo dijo el Papa Francisco a los Directores Nacionales de las Obras Misionales Pontificas, recibidos en la Sala Clementina del Vaticano en ocasión de la Asamblea General, que ha elegido a su nuevo presidente, Mons. Giampietro dal Toso. El Papa dio su cálida acogida a todos los participantes y su saludo al nuevo presidente, expresando a todos su gratitud por el trabajo de sensibilización misionera del Pueblo de Dios, y les aseguró su oración.

mensaje completo del Papa

El Santo Padre alienta, a través de un videomensaje, la misión evangelizadora de las OMP.

Hoy comienza la Asamblea General de Obras Misionales Pontificias (OMP) en Roma. Los directores nacionales de esta institución en los cinco continentes se dan cita, hasta el sábado 2 de junio, para tratar el tema de la misión, y sus múltiples aspectos, y aprobar la distribución de los fondos destinados a las misiones. Además con motivo de la inauguración de la Asamblea, el Papa Francisco ha hecho público un vídeo mensaje en el que explica la esencia de OMP.

Ver video

 

Asamblea General de las OMP

 

Directores de diferentes países se reunirán en Roma.

Este 28 de mayo los directores de diferentes países se encontrarán en Roma para la Asamblea General de las Obras Misionales Pontificias.

Este año dedicará parte de las reuniones al “mes misionero extraordinario, octubre de 2019”, para conmemorar el centenario de la promulgación de la Encíclica Maximum illud y promover la tarea misionera de la Iglesia en línea con la Evangelii Gaudium”. Para ello trabajarán por continentes para elaborar propuestas.

Como cada año  S. Em. el Card. Fernando Filoni, Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, brindará la bienvenida y discurso inicial. Luego de lo cual hablará el Presidente de las OMP, Mons. Giampietro Dal Toso.

Se presentarán los nuevos directores, entre los que se encuentran el P. Jerzy Faliszek, y la primera parte comenzará con las jornadas pastorales que siguiendo el mensaje del Papa Francisco para el octubre misionero, se llamarán “Con los jóvenes, proclamamos el Evangelio a todos”. Relacionado con ello expondrá “Los jóvenes recursos para la misión” la Dra. Yolanda Valero.

“Evangelización y mundo digital”, desarrollado por el Dr. Jesús Colina (Aletheia), será otro de los temas de actualidad que se pondrá en la mesa de debate, para reflexionar y generar propuestas en un mundo donde las nuevas tecnologías no dejan de ser un tema ajeno para la misión de la Iglesia.

 

Y como eje central de la Asamblea  se organizarán grupos continentales de trabajo para debatir propuestas para “Octubre Misionero 2019”.

A todo lo anterior se suman las presentaciones de cada una de las Obras a cargo de los secretarios generales, presentación y votación de proyectos, balances, y tema común para la animación misionera 2019.

El viernes 1º de junio será la audiencia en San Pedro con el Papa Francisco, cerrando el día 2º de junio.

@ompargentina

La misión es Iglesia

La misión es Iglesia

P. Fernando Gatkuoth, mccj - Sudán del Sur
Artículo de la Revista Esquila Misional N| 743

«La Iglesia peregrina es misionera por naturaleza, puesto que toma su origen de la misión del Hijo y del Espíritu Santo, según el designio de Dios Padre, pero este designio dimana del "amor fontal" o de la caridad de Dios Padre» (Decreto Ad gentes [AG] 2)>>.

La misión es Iglesia porque, como señala el documento AG, esa es su naturaleza y razón de existir. Jesús fundó la Iglesia para continuar con su misión salvífica y de vida (cf 10), en palabras de Jesús: «Como el Padre me envió a mí, así los envío yo a ustedes» (Jn 20,21). «Siendo así que esta misión continúa y desarrolla a lo largo de la historia la misión del mismo Cristo, que fue enviado a evangelizar a los pobres, la Iglesia debe caminar, por moción del Espíritu Santo, por el mismo camino que Cristo siguió» (AG 5). Así pues, la Iglesia nació para ser misionera.

Primero, Jesús envió a los 12 apóstoles (cf Mc 6,6-13, Mt 10,5-16), después de esto, «el Señor designó a otros setenta y dos» (Lc 10,1-12). Estos fueron los primeros misioneros. En el día de su resurrección (cf Jn 20,19-23) y cuando regresó a la casa del Padre los envío de nuevo para continuar con su misión, pero ahora con una dimensión universal: «Vayan por todo el mundo y anuncien la Buena Nueva a toda la creación» (Mc 16,15; cf Mt 28,18- 20; Hch 1,8). Marcos confirma, en su evangelio, que ellos de inmediato comenzaron su encomienda: «Ellos salieron a predicar por todas partes» (Mc 16,20).

Esta acción de la Iglesia, tanto ayer como hoy, es tarea de todos los bautizados y de toda ella. Cada bautizado es también llamado a evangelizar y la Iglesia no es una identidad abstracta y sin consistencia. Es el cuerpo de Cristo integrado por cada una de esas piedras vivas que somos los bautizados.

Lo reitero: tú, yo, cada uno de los bautizados somos Iglesia y por tanto todos somos misión y estamos llamados a sacudirnos la pereza e indiferencia para participar de ella. «No podemos permanecer tranquilos si pensamos en los millones de hermanos y hermanas nuestros, redimidos también por la sangre de Cristo, que viven sin conocer el amor de Dios. Para el creyente, en singular, lo mismo que para toda la Iglesia, la causa misionera debe ser la primera, porque concierne al destino eterno de los hombres y responde al designio misterioso y misericordioso de Dios» (La Misión del Redentor [RM] 86).

Tampoco podemos permanecer indiferentes ante tantas injusticias y situaciones de muerte que existen en el mundo, y que necesitan ser iluminadas por la luz de Cristo y su evangelio para transformarlas en situaciones de vida. Un ejemplo es Sudán del Sur que en los últimos tres años ha experimentado una guerra civil brutal que ha producido dolor y muerte. Pues bien, como bautizados y Misioneros debemos actuar en favor de todos esos hermanos que sufren injustamente y, también, por aquellos que no conocen a Jesús; porque ser Misioneros nos compromete a trabajar para que todos los pueblos de la tierra tengan vida plena con Jesús (cf Jn 10,10).

Conclusión

La Iglesia sin la misión no tiene razón de existir y el bautismo de los católicos pierde gran parte de su significado y valor. A este punto se te podría preguntar: ¿Cuál es tu compromiso con la misión? ¿Qué haces para que el Evangelio llegue a todos los rincones de la tierra? ¿Qué haces para que este mundo sea mejor y un hogar digno para todos los seres humanos?

Para ayudarte en tu oración y reflexión personal y de grupo, lee los textos siguientes: Mt 28, 18-20; Hch 1,8; Jn 10,1-16; Rom 12,4-8; 1Cor 12,1-11; 1 Cor 13,1-3. También lee el documento AG, y el capítulo VI de RM, titulada: Responsables y agentes de la pastoral misionera, números: 61-76.

La misión de la Iglesia es su razón de existir. Dios te dio vida junto con una vocación y misión. ¿Cuál es la tuya? ¿Cuál es la razón de tu existir? De la respuesta depende, en parte, tu felicidad y plenitud en la vida.